+34 93 244 08 80

Google penaliza la traducción automática

Penalización de contenidos web traducidos con traducción automática

Google penaliza la traducción automática


Traducir su contenido web mediante motores de traducción automática puede salir caro: visitantes que no vuelven porque no entienden su mensaje, empeoramiento del SEO, penalización por el buscador. Evítelo confiando la traducción web a traductores humanos profesionales.

Analicemos una situación típica: por fin ha terminado la redacción de los contenidos de su página web, pensando concienzudamente en cada frase, cambiando palabras de sitio, quitando y poniendo texto, y todo para conseguir el mensaje correcto a fin de obtener un posicionamiento óptimo, despertar interés, atraer nuevos clientes y finalmente conseguir más ventas. Ahora está pensando en traducir su página web a otros idiomas. Para hacerlo, las herramientas gratuitas de traducción automática como Google Translate pueden parecer una opción tentadora al ser libremente accesibles y muy económicas. Sin embargo, para la mayoría de aplicaciones y usos no es una opción recomendable, y esto es así, entre otras cosas, por la gran cantidad de errores que todavía produce la traducción automática y porque el contenido traducido de forma automática no está optimizado para el SEO.

Pero hay otra razón igual de importante para evitar utilizarlas, especialmente cuando de la traducción de contenidos web se trata: a Google no le gustan las traducciones automáticas. Y si a Google no le gustan, es mejor no hacerlo, al menos si le importa el tráfico de su web.

Suena paradójico que el motor de búsqueda por excelencia aplique penalizaciones por utilizar un producto propio de Google, pero, al parecer, aquellos que se dedican a manipular los motores de búsqueda han estado publicando cantidades ingentes de contenidos sin sentido, traducidos automáticamente y llenos de errores. Para que los resultados sean lo más precisos posible, Google clasifica el contenido traducido automáticamente como «contenido generado automáticamente», lo cual infringe sus directrices para webmasters.

Eso significa que una mala traducción de los contenidos podría afectar muy negativamente a su posición en el ranking de resultados. Además, como señala Ariel Hochstadt en Search Engine Land, si ha monetizado su sitio web mediante AdSense, podrían desactivar su cuenta por incluir «páginas con contenido incomprensible que no tiene sentido o parece generado automáticamente».

Una vez más, en la traducción como en otros ámbitos, el dicho «lo barato sale caro» cobra sentido. Nuestra recomendación: no utilice la traducción automática para convertir el contenido de su página web, que tanto le ha costado elaborar y que es su tarjeta de visita en el mercado, en un sinsentido que además penaliza su posicionamiento en el buscador más utilizado del mercado. Confíe la traducción de su web a profesionales y saldrá ganando.

Para obtener más información sobre la penalización de Google por utilizar traducción automática, visite http://searchengineland.com/googles-cutts-auto-generated-content-search-results-in-our-index-violate-our-guidelines-171553.

Etiquetas:
Categorías:

Envíenos sus comentarios