+34 93 244 08 80

Cómo reducir el coste de la traducción

Ahorrar dinero en la traducción

Cómo reducir el coste de la traducción


Si quieres exportar a nuevos mercados, te surgirán inevitablemente necesidades de traducción que repercuten en tu presupuesto. Si quieres reducir los costes de la traducción, te alegrarás al saber que estamos preparando varios artículos que te ayudarán a identificar qué tipo de servicio necesitas en cada caso. Además, te proporcionaremos ejemplos y buenas prácticas que contribuirán a optimizar la inversión. ¿Estás preparado? En ese caso, continúa leyendo.

¿Qué servicio de traducción necesito?

Si trabajas como responsable de exportación, directora de marketing internacional o encargado de atención al cliente de una empresa que vende sus productos en mercados que no son de habla española, seguramente te hayas encontrado con la necesidad de traducir algún tipo de documentación a otra lengua. Algunos de los ejemplos más comunes son la traducción del material de marketing, contenidos web, instrucciones de uso o manuales de mantenimiento. También es habitual que surja la posibilidad de asistir a reuniones, demostraciones a pie de máquina, formaciones, etc. que requieran del servicio de un intérprete profesional. A lo largo de las semanas te explicaremos cuáles son los servicios más habituales y cuál es necesario en cada caso, como la traducción jurada, la transcreación o la interpretación consecutiva.

¿Por dónde empiezo?

La traducción no crea nada de cero. Las empresas de traducción simplemente transforman la materia prima de sus clientes; es decir, los textos. Por lo tanto, el trabajo de un traductor depende mucho de la calidad de esta materia prima, de la forma en la que esta le llega y del tiempo que tiene a su disposición para transformarla. Una buena planificación de las necesidades de traducción y el control de la calidad de la materia prima son condiciones indispensables para el éxito. No te pierdas las entradas en las que proporcionaremos consejos y ejemplos concretos para que puedas mejorar los textos o preparar mejor los servicios que necesitas para reducir el coste de la inversión y mejorar la calidad de tus productos.

¿Cómo lo hago?

Es fundamental que antes de solicitar un servicio de traducción analices detenidamente una serie de cuestiones: qué necesitas traducir, qué objetivos quieres conseguir con ello, a qué público va dirigido, en qué soporte o formato lo necesitas, etc. Este pequeño análisis te permitirá transmitir mejor a tu proveedor cuáles son tus expectativas y ejercerá una influencia positiva en la calidad final. En las siguientes entradas te proporcionaremos consejos ilustrados con ejemplos concretos que te permitirán optimizar el uso de las herramientas más comunes en el ámbito de la creación de contenidos, como Adobe InDesign, Adobe FrameMaker, etc., y te ayudarán a reducir el coste de la traducción.

¿Te hemos convencido?

En los próximos artículos presentaremos algunas buenas prácticas y consejos que valen su peso en euros. Muchos de estos prácticos consejos los podrás aplicar tú mismo, sin tener que depender de ningún proveedor de traducción. De hecho, a medida que vayas aplicando nuestras recomendaciones, enseguida te darás cuenta de que ganas independencia y puedes evaluar mejor tu trabajo. ¿Empezamos?

Etiquetas:
Categorías:

Comentarios

Enviado por Pamela Núñez el Mié, 05/20/2015 - 17:58 responder
Es muy interesante tratar temas como este, sobre todo en tiempos de crisis

Envíenos sus comentarios