+34 93 244 08 80

Palabras, palabras…

El problema de los recuentos de palabras

Palabras, palabras…


Para ser sincero, tengo que reconocer que estaba muy tentado de titular este post "p**** palabras". ¿Por qué? Porque soy traductor. Y porque los traductores cobramos por palabra, cosa que me altera cada vez que lo pienso.

¿Pero qué es una palabra?

Nada más fácil, dice mi amigo el lingüista. "Una palabra es el elemento más pequeño que puede ser pronunciado de forma aislada con contenido semántico o pragmático". Una definición estupenda, digo yo, pero el problema empieza cuando intentas contar a esas puñeteras, porque las hay de todas las formas y tamaños. Veamos un ejemplo típico de uno de los miles de textos que, como empresa de traducción técnica, traducimos cada año. Y cuidado, que no es una lectura fácil, aunque puede serle de utilidad como libro de cabecera si tiene problemas para conciliar el sueño. En cualquier caso, es posible que tenga que leerlo varias veces antes de descifrar su complejo significado. El texto forma parte del catálogo de piezas de repuesto de un fabricante de automóviles.

3PT RR S/BELT(X2)+P/SEAT+CHILD RESTRAINT ANCHOR

FR POWER ST (LEATHER) + ST BELT REMINDER + A/BAG

LICENCE PLATE BRACKET+OVER FENDER,OVER FENDER (B)

RR TV MONI+O/GUIDE FRENCH+ENGLISH/FRENCH+AUDIO SYS

Además de las dificultades semánticas que plantea el texto, el método para contar las palabras de un texto semejante es de vital importancia, pues tiene un efecto dramático en lo que cobramos nosotros como empresa de traducción por traducirlo a otro idioma. Pues bien, según MS Word, este texto tiene 26 palabras. Ahora bien, si se añade un espacio después de cada carácter del texto insertado como separador entre palabras (por ejemplo, signos de adición o comas) o utilizado como elemento que indica una omisión (por ejemplo, la barra en "O/GUIDE", que hace referencia a "operator’s guide"), el recuento de palabras cambia radicalmente: ¡50 palabras!

Este es solo un ejemplo, aunque muy revelador, de cómo los recuentos de palabras no tienen relación alguna con el trabajo necesario para traducir el texto. Pero el uso arbitrario de separadores u otros caracteres entre palabras es solo una parte del problema.

¿Por qué todos cuentan de manera diferente?

Si alguna vez se ha preguntado por qué el recuento de palabras difiere entre los diferentes proveedores de servicios de traducción, podría tener algo que ver con ciertos fenómenos que aparecen en el lenguaje escrito:

  • palabras compuestas: técnico-científico
  • contracciones: “do not” frente a “don’t”
  • abreviaturas, acrónimos, unidades de medida: e.m.p., f.s.a., q.d.a.m., mg/dL
  • números, fechas, fórmulas matemáticas, etc.

Estas palabras se cuentan de manera diferente dependiendo de la aplicación de procesamiento de textos o el sistema de traducción asistida por ordenador utilizado para realizar el presupuesto, y en realidad no hay normas que indiquen qué debe contarse de qué manera. Pero eso no es todo, la cosa todavía se complica más.

Donaudampfschifffahrtskapitän

Si aprende alemán, es posible que se haya topado con Donaudampfschifffahrtskapitän (capitán de la compañía naviera del Danubio) como ejemplo de la longitud de algunas palabras alemanas. Esta palabra tiene nada más y nada menos que 29 letras. Ahora bien, las lenguas aglutinantes como el alemán, el húngaro, el finés o el persa no son las únicas que permiten crear palabras largas. Fíjese en el famoso "Supercalifragilisticexpialidocious" (34) o la maravillosa "Antidisestablishmentarianism" (28) como prueba de que el inglés también puede producir palabras largas. En resumen, en algunos idiomas y especialmente en textos técnicos abundan los términos compuestos, pero cuando se trata de pagar al traductor, se pagan como una sola palabra si el recuento de palabras se basa en el idioma de origen, como suele ser el caso actualmente en este sector.

Necesitamos caracteres

Hay otras formas más precisas de medir el esfuerzo de un traductor. Una de ellas es el recuento por caracteres o líneas. Un carácter es un carácter, y punto: no hay mucho margen para la interpretación. La única pregunta es si los espacios en blanco deben contar como caracteres, y la respuesta es un "sí" rotundo. Al fin y al cabo, se necesita el mismo esfuerzo para presionar la barra espaciadora en el teclado que para introducir cualquier carácter. Adivine qué unidad de facturación utiliza la API de Google Translate: caracteres, no un recuento chapucero de palabras.

De hecho, la facturación por caracteres era el método predominante para la facturación de traducciones en los países de habla alemana antes de que empezara a ganar terreno el alambicado sistema de recuento anglosajón. El motivo del cambio fue la aparición de algunas de las mayores empresas de traducción del Reino Unido y EE. UU. en el mercado de habla alemana; como consecuencia, los clientes querían poder comparar los presupuestos de los recién llegados con los de los proveedores de toda la vida. En cualquier caso, el paso al recuento por palabras es una regresión terrible, un atavismo. Es como si tuviéramos que volver a medir los líquidos por arrobas o las telas por codos.

Resulta extraño que una industria haya adoptado un método no estandarizado, indefinido y arbitrario para cuantificar el servicio que presta a sus clientes. ¿Hay intereses particulares ocultos? ¿Hay una conspiración? No lo sé, pero creo que todos saldríamos ganando –proveedores de servicios lingüísticos y clientes– si dejáramos atrás las leguas y los cuartillos y comenzáramos a utilizar caracteres en su lugar.

La solución perfecta no existe

Hacer los recuentos por caracteres no es la solución perfecta cuando se trata de medir el esfuerzo que se invierte en la traducción. Tanto los precios por palabras como por caracteres son una forma de medir un servicio que engloba varias actividades: gestión de proyectos, traducción y revisión, prueba de concepto, gestión terminológica, control de calidad, etc. Para producir una traducción pueden ser necesarias todas estas actividades o solo algunas. Como comprador, cuando compare presupuestos siempre debe asegurarse de cuál es el nivel de servicio que está pagando.*

Ahora bien, hacer los recuentos por caracteres en lugar de palabras aportaría una mayor transparencia, responsabilidad y comparabilidad a la industria. Y eso sí sería verdadero progreso.

* Más información sobre alcances de servicios de traducción en nuestro artículo de blog La mejor empresa de traducción del mundo.

Etiquetas:
Categorías:

Envíenos sus comentarios