+34 93 244 08 80

Qué es la gestión terminológica

Terminología y gestión terminológica

Qué es la gestión terminológica


La terminología es el conjunto de términos de una determinada profesión, ciencia o materia. También se conoce como terminología a la disciplina que se encarga del procesamiento y almacenamiento de estos términos en glosarios, diccionarios, bases de datos, etc.

Problemas terminológicos más frecuentes

La terminología desempeña un papel fundamental a la hora de redactar o traducir cualquier tipo de documento, en particular los más especializados. Todos los sectores trabajan con una terminología propia y específica en todos los idiomas, por lo que el uso de una terminología inadecuada pone en riesgo la comprensión de la documentación que estemos redactando o traduciendo, puede empañar la reputación de la empresa, e incluso podría suponer un importante perjuicio económico. Los problemas terminológicos más frecuentes suelen ser los siguientes:

  • Terminología no homogénea. Uno de los problemas terminológicos más habituales es el uso de distintos términos para el mismo concepto. Por ejemplo, el término inglés settings se puede traducir en español como ajustes o configuración. Ambas traducciones son correctas, pero si se usan indistintamente pueden provocar un problema de consistencia en el texto traducido.
  • Terminología ambigua. También es posible que se use un mismo término para conceptos diferentes o un término que no sea lo suficientemente preciso. El término inglés heater se utiliza para expresar dos conceptos diferentes en español: resistencia y calentador. Si no se utiliza la traducción correcta en cada contexto, se puede alterar completamente el sentido del texto.
  • Terminología incorrecta. Refleja el uso de una palabra incorrecta para un concepto determinado.

¡Que no cunda el pánico! Si ya te has concienciado de la importancia de la terminología para lanzar tu producto, te recomendamos que sigas nuestros consejos para llevar a cabo una gestión terminológica eficaz que te permita vender un producto coherente y de calidad.

Proceso de gestión terminológica

La mejor solución para controlar la terminología que se usa en tu empresa es establecer un proceso de gestión terminológica eficaz. Este proceso se debe ajustar a tus necesidades para lograr un mayor beneficio pero, a continuación, te indicamos una serie de pasos que puedes seguir para empezar a familiarizarte con este ámbito.

1) Extracción terminológica

El punto de partida de un proceso de gestión terminológica es la extracción de los términos relevantes para tu empresa. Este proceso lo puedes realizar de forma manual, pero nosotros podemos poner a tu disposición nuestra propia herramienta, TermStar NXT, que te permite extraer automáticamente aquellos términos más importantes de los documentos que desees. Una vez que dispongas de esta lista, debes verificar que realmente incluye los términos que necesitas. A continuación, puedes enviarla a traducir para crear un diccionario terminológico multilingüe o simplemente puedes ponerla a disposición de todos los encargados de redactar la documentación en tu empresa. Con este sencillo gesto ya habrás dado un paso muy importante: a partir de este momento se usará una terminología coherente en todos los documentos que publiques.

2) Categorización de los términos

Una vez que tengas la lista de términos con los que quieras trabajar, puedes empezar a categorizarlos. Existen muchas posibilidades de categorización que puedes poner en práctica en función de tus necesidades, pero lo más habitual es clasificar esos términos de acuerdo con el tipo de producto o la rama de la empresa. También es recomendable añadir información adicional que puede ayudar a los redactores técnicos y a los traductores. Es de gran ayuda incluir una definición del término, la categoría gramatical, el contexto, o incluso una imagen.

3) Sistema de gestión de terminología

Puedes llevar a cabo los pasos anteriores en el formato en el que te sientas más cómodo, pero te recomendamos usar un sistema de gestión de terminología (TMS, por sus siglas en inglés), como WebTerm. Estas aplicaciones son bases de datos que te permiten almacenar la información de terminología para su uso en proyectos futuros. A continuación, te presentamos algunos de los beneficios que te puede aportar implementar un sistema de gestión de terminología en tu empresa:

  • Almacenamiento y recuperación más flexible de los términos.
  • Mayor rapidez de acceso a la información.
  • Facilidad para actualizar y ampliar las entradas de los diccionarios.
  • Búsqueda exacta o por aproximación mediante comodines.
  • Posibilidad de reconocer la terminología almacenada en el diccionario mientras se está traduciendo o redactando un documento.
  • Posibilidad de llevar a cabo un control de terminología para comprobar que se han usado los términos almacenados en el diccionario.

Ventajas de una gestión terminológica eficaz

Después de todos los beneficios que hemos nombrado anteriormente, ¿no crees que realmente merece la pena incorporar un proceso de gestión terminológica eficaz en tu flujo de trabajo? Si todavía no te hemos convencido, a continuación resumimos las principales ventajas que una gestión terminológica eficaz puede aportar a tu empresa.

  • Asegurar la coherencia en todas las publicaciones de la empresa.
  • Optimizar el proceso de redacción, traducción y corrección de la documentación corporativa, lo que supone un considerable ahorro de tiempo y costes.
  • Reforzar la imagen e identidad corporativa gracias a un estilo y un vocabulario propio y coherente.

Si quieres poner en práctica nuestros consejos, te animamos a que solicites una versión de prueba de nuestro gestor terminológico: TermStar NXT. También te podemos ayudar a poner en marcha un sistema de gestión terminológica en tu empresa, así que no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Etiquetas:
Categorías:

Envíenos sus comentarios